2 oct. 2015

PORTUGAL: LA DIFUSION DE OBRAS MEDIANTE UN APARATO DE RADIO ES COMUNICACION PUBLICA


El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) resolvió, mediante sentencia de 14 de julio de 2015 (por ahora solo disponible en portugués y francés), la cuestión prejudicial elevada por el Tribunal da Relaçao de Coimbra (órgano de segunda instancia, en adelante, el tribunal portugués), en el marco de un litigio que enfrenta en Portugal, en sede penal, de un lado, a la entidad de gestión colectiva de derechos de autor, SPA y, de otro lado, al Ministerio Público, dos particulares y la mercantil Douros Bar Ltda. (titular de un café-restaurante).

El proceso se inició tras la acción interpuesta por SPA, con motivo de la comunicación pública de obras de su repertorio, no autorizada, en el café-restaurante. La acción fue desestimada en primera instancia, decisión que fue recurrida en apelación por la entidad de gestión.

El tribunal portugués decidió suspender el procedimiento para preguntar al TJUE, en esencia, si el concepto de comunicación pública del art. 3.1. Directiva 2001/29 abarca la transmisión de obras musicales en un café-restaurante, a los clientes presentes, a través de un aparato de radio conectado a altavoces o amplificadores, difundidas previamente por una emisora de radio.

El TJUE respondió afirmativamente, indicando que tales actos de transmisión entran en la esfera del derecho de comunicación pública regulado en la Directiva 2001/29. Fundamentó su apreciación en el considerando 23 de dicha norma, según el cual este derecho debe ser entendido en sentido amplio. La resolución también se basa en la jurisprudencia del TJUE, a destacar, el caso Rafael Hoteles y el caso Football Association Premier League. Se consolida de este modo la doctrina según la cual es necesaria la autorización del titular cuando la obra se comunica a un público nuevo, no previsto en el momento de la concesión de la licencia al primer difusor.

Corresponde ahora al tribunal portugués, remitente de la cuestión prejudicial, resolver el litigio, teniendo en cuenta la resolución del TJUE.

Por último, debe señalarse que en 2013 el Tribunal Supremo de Portugal resolvió un caso de similares características al aquí comentado, mediante un fallo contrario al emitido ahora por el TJUE. Todo ello a pesar de lo establecido en el art. 11bis 1) (iii) Convenio de Berna, del que Portugal era y es parte contratante, y conforme al cual quizá debería haberse interpretado en aquel momento el derecho de comunicación pública reconocido en la legislación lusa.

Art. 11bis 1) (iii) Convenio de Berna:
"Los autores de obras literarias y artísticas gozarán del derecho exclusivo de autorizar la comunicación pública mediante altavoz o mediante cualquier otro instrumento análogo transmisor de signos, de sonidos o de imágenes de la obra radiodifundida".

Fuente: SPA (Nota de prensa de 23 de julio de 2015).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario