2 ene. 2013

CAMBIOS EN LA INDUSTRIA POR LA CAIDA EN LA VENTA DE DISCOS

Los sellos buscan una asociación integral con bandas y artistas para compartir ganancias por ventas de discos, recitales y sponsoreos.

Fito Páez celebra este año las dos décadas de “El amor después del amor”, el disco más vendido del rock nacional, con 1,1 millón de copias. Para las discográficas, el dato es un triste recuerdo. Son cifras irrepetibles en el contexto actual. “Hoy el negocio no pasa por la venta del CD, sino también por la sincronización con shows, promociones y publicidad”, explica Charly Vázquez, director de Marketing de EMI, una multinacional de larga trayectoria en el país.

Los sellos se encuentran en pleno proceso de reconversión y apuntan a diversificar su cartera de negocios frente a la caída en las ventas de los discos. Según la CAPIF (Cámara Argentina de Productores de Fonogramas y Videogramas), el sector facturó en 2011 por ventas de “soportes físicos” (CD y DVD, entre otros) $362 millones, sin aclarar cuántas unidades se vendieron en coincidencia con el retroceso del negocio. En sólo una década, según la CAPIF, las ventas cayeron estrepitosamente (ver recuadro e infografía).

Las discográficas no se dan por vencidas. Tras varias adquisiciones y fusiones de los grandes sellos, el mercado argentino quedó repartido entre las tres grandes firmas multinacionales (Sony-BMG, Universal-EMI y Warner Music) y un puñado de empresas medianas y pequeñas de origen local. Todas apuestan al “management 360 grados”, un asociación integral y diferenciada con cada banda o cantante para compartir ingresos por ventas de discos, entradas de recitales y auspicios de todo tipo.

“Este año abrimos el negocio de todo lo digital, sea para acuerdos con las telefónicas o con grandes marcas. Se hacen shows privados o se graban canciones especiales a demanda”, cuenta Rafael Vila, director artístico de Sony Music. El ejecutivo, sin embargo, asegura que la venta de discos mantiene su vigencia: “Por suerte los argentinos son melómanos. En otras partes del mundo cae, pero acá no”, dice. Los precios de los discos hoy oscilan entre los $60 y $100.

Este año y por primera vez, hay más personas que descargan canciones que aquellos que compran discos: 3,63 millones (20% de los argentinos) contra 3,57 millones (19%), según indica un estudio de la consultora Quiroga. “El consumo de la música sigue creciendo, pero cambió la forma de obtener ganancias”, dice Vázquez, de EMI. Por su parte, Diego Zapico, presidente de Acqua Records, opina que “hay un cambio grande en los hábitos de consumo de música y con la aparición de nuevos actores en el negocio, en especial en Internet”. Acqua Records, de capitales nacionales, cuenta en su catálogo con artistas y bandas como Aquelarre, Cristina Dall y Silvina Garré.

EMI se encuentra en plena transición por la fusión con Universal. En la Argentina gestiona los contratos, entre otros, de León Gieco, Catupecu Machu y Las Pastillas del Abuelo, en tanto a nivel global perdió grandes nombres, como Rolling Stones y Queen. Universal sumó esas bandas a su catálogo, en el que ya figuraban Alejandro Sanz, Babasónicos, Juanes y Paul McCartney. Sony-Music, por su parte, compró BMG. “A veces, un artista vende 5.000 discos pero después cortan 40.000 entradas en un recital”, explica Vila.

El cierre de disquerías plantea otro desafío: la falta de “bocas de expendio” se convirtió en uno de los mayores limitantes para la industria. Tras la partida de Towers y la reconversión de Musimundo (ahora especializada en la venta de electrodomésticos), son pocos los canales de venta de discos físicos. Una de las pocas cadenas de disquerías en pie, Zivals, tiene tres sucursales y una facturación anual que ronda los $20 millones. “No hay crisis del mercado”, cuenta Fernando Livaiz, dueño de la cadena. “Todavía hay un nicho grande de gente que prefiere el soporte físico y recibimos parte de la gente que iba a comprar a Musimundo”, puntualizó el empresario. Zivals aprovechó para abrir el juego e incursionar también en la grabación, edición y promoción de artistas. Y hasta crearon un sello propio.

A fines de 2011, iTunes, la tienda de música de Apple, formalizó su arribo a América Latina. Se convirtió en unos de los hitos más importantes de la industria discográfica en la Argentina, para impulsar la comercialización de música a través de canales digitales. Aunque todavía muy por debajo de la comercialización de discos, la venta online comenzó a reportar beneficios. La facturación en Internet y se incrementó un 20% entre 2010 y 2011, según la CAPIF, gracias a los acuerdos con las telefónicas.


Fuente: http://www.ieco.clarin.com

0 comentarios:

Publicar un comentario

CONTÁCTANOS

CONTACTO

mail: dimension3music@gmail.com

Dirección:

Cnel. P. A. García 5841. Piso 2 Dto. D

Horario de atención:

De lunes a viernes de 9 a 18 hs.

Teléfono:

15-5886-8343