4 abr. 2012

QUILMES ROCK 2012: FOO FIGHTERS ARRASO EN RIVER

“Esta es la primera vez que venimos a Argentina. Tardamos 17 años en venir. Así que vamos a tener que tocar todos nuestros discos. Este va a ser un show largo” arenga Dave Grohl cuando habla por primera vez con el público. Y se nota que tenía ganas de tocar mucho, porque recién se puso a hablar con la gente después de haber despachado Bridge Burning, Rope y The Pretender. Y fueron solo unos pocos segundos antes de irrumpir con el hit My Hero pegadito a otro videazo, Learn to Fly.

Dave Grohl gesticula mucho pero no habla demasiado en el escenario. Y cuando lo hace, siempre cae simpático, como si tuviera una obsesión por caer bien. Tal vez por eso sea capaz de homenajear en el mismo show a la otrora antinomia Ramones – Pink Floyd sin que se note demasiado impostado todo. El se muestra emocionado por cómo cantan sus fans y el público no siente demasiada culpa cuando le cree.

Foo Fighters repasó buena parte de su carrera, desde los seminales Big Me o This Is a Call, cuando la pasión por Nirvana todavía estaba tibia y el ex baterista demostraba que sentía la presión, hasta los más nuevitos como These Days o Walk, del último disco Wasting Light, pasando por clásicos como Monkey Wrench o Best of You. El show es muy parecido al que Foo Fighters viene haciendo, pero Grohl se permite algunos lujos y cuenta cuáles son los temas que no suelen tocar y hacen de esa noche en River, una muy especial.

Grohl recuerda que vino hace 20 años con Nirvana, dos antes del suicidio de Kurt Cobain e incluso antes de que Pat Smear, hoy su gran ladero en Foo Fighters, se sume a la banda de Seattle. No dice nada que aquella vez Vélez no estuvo ni cerca de llenarse (como mucho estuvo en un tercio de su capacidad) ni que Nirvana dio uno de los pocos shows donde no tocaron Smells Like Teen Spirit en represalia a un público que hostigó a las teloneras Calamity Jane. Esta vez el Monumental tampoco estuvo lleno y mostró varios claros en las tribunas, pero la reciprocidad de Grohl con el público fue absoluta.

Grohl se despide bien arriba con All My Life y enseguida vuelve tranquilo para tocar solo Wheels y Times Like These, donde irrumpen sus secuaces. Sigue Dear Rosemary y después...

Después llegó la cereza del postre: la bomba Bad Reputation, de Joan Jett, con la mismísima morocha de flequillo en el escenario. La gente grita y no quiere irse, por más que se acerca la medianoche y ya van casi tres horas de show. Grohl se despide con Everlong y la frase “te estoy esperando aquí desde hace tanto tiempo” de la letra pocas veces tuvo tanto sentido. Prometió volver pronto y no dejar pasar otros 17 años. La gente le creyó y ya espera que vuelva antes de que se vaya.

0 comentarios:

Publicar un comentario

CONTÁCTANOS

CONTACTO

mail: dimension3music@gmail.com

Dirección:

Cnel. P. A. García 5841. Piso 2 Dto. D

Horario de atención:

De lunes a viernes de 9 a 18 hs.

Teléfono:

15-5886-8343