31 ago. 2011

MUSICA: SUGIEREN BAJAR COSTOS PARA REDUCIR PIRATERIA

Señalan que los consumidores prefieren tener los productos originales, pero no siempre pueden pagar su costo.

¿Cómo encontrar un equilibrio legal entre la protección de los derechos de autor y el derecho al acceso a la información? De acuerdo al reporte Media Piracy in Emerging Economies, que publicó este año The Social Science Research Council, los consumidores de 25 países están dispuestos a pagar por productos originales (desde películas hasta software) si los costos fueran menores.

Jeremy Malcolm, coordinador de Consumers International, comenta que una posible solución a la piratería es que la industria baje los costos de la música, las películas, el software, “pues la gente prefiere tener los productos originales, pero no siempre pueden pagarlo. Y la industria lo que ha hecho es criminalizar a los consumidores, mientras que éstos ya perdieron el respeto por la industria, y es desafortunado porque la gente debería de respetar la ley, pero no lo hacen en el tema de derechos de autor porque no la consideran justa”.

En su opinión, la industria debería crear un mecanismo barato y legal para frenar la piratería, de manera que hubiera un punto medio entre los derechos de autor y el acceso a la información.

El reporte plantea en la introducción que la piratería en el entorno digital ha sido considerada “un flagelo mundial”, “una plaga internacional”, cuando en realidad se trata de un problema relacionado con los precios globales. Es decir, los altos costos de los bienes mediáticos, los bajos ingresos y los bajos costos de las tecnologías digitales, son los ingredientes que permiten que exista la piratería. Y si se da en todo el mundo, es porque hay condiciones. Un ejemplo es lo que sucede en países como Brasil, Rusia o Sudáfrica, donde un disco compacto o la copia de Microsoft Office es cinco o 10 veces más caro que en los Estados unidos o Europa.

Para Jeremy Malcolm, la industria tiene mucho más poder que los consumidores y hay que equilibrar este punto. En el caso de México, reprueba declaraciones como las que ha hecho Rodrigo Roque, director del Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual, en las que refiere que el impacto de la piratería es más importante que el del narcotráfico.

El integrante de Consumers International se encuentra en Guadalajara debido a su participación en el panel Consumo, Piratería y Ciudadanía Digital, que coordina el Colectivo Ecologista de Jalisco y en el que participan especialistas locales e internacionales que hablarán sobre conflictos de derecho de autor, las medidas que los gobiernos de distintos países promueven para restringir el acceso a la información y al internet, así como del acceso al conocimiento y las nuevas formas de ciudadanía digital.


México protege la propiedad intelectual
México es el país en el mundo que protege el mayor número de años la propiedad intelectual. En 2003, incluso, se extendió de 75 a 100 años. Este es uno de los puntos que tienen que modificarse en la legislación mexicana, pues es un periodo más largo de lo que establece la Convención de Berna.

“El promedio de años en los países normalmente es de 15 años”, reflexiona el doctor en Derecho Jeremy Malcolm, quien señala que ése es uno de los puntos negativos de la legislación en este país, pero resalta que ha habido señales positivas, como el rechazo al ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreeent).

En el reporte de Consumers Internacional llamado Lista de Vigilancia de Propiedad Intelectual, aparece la problemática anterior así como el hecho de que la legislación mexicana carece de algunas limitaciones básicas y excepciones para los consumidores, especialmente cuando se trata de usos educativos, en bibliotecas o para personas con discapacidad.

La organización también resalta que México no ha asumido una política en muchos de los puntos concernientes al acceso al conocimiento. En particular, no ha definido una postura legal entre la protección de los derechos de autor y la protección al consumidor. “La ley de derechos de autor es vista como una medida para la protección de los creadores, en lugar de exigir un equilibrio entre sus intereses y los de los consumidores”.

Jeremy Malcolm considera que México necesita escoger su propia postura sobre la propiedad intelectual, que esté adecuada a sus valores culturales y el nivel de desarrollo.

En su opinión, México debe seguir el ejemplo de Brasil y Chile, que están en proceso de revisión de sus leyes de propiedad intelectual, para asegurar que tanto las excepciones como las limitaciones respondan a las necesidades de la gente.

“Muchos artistas prefieren que su material circule libremente porque su objetivo es que se conozca y se difunda. Entonces, lo que sucede es que luego el consumidor, paga por conciertos o por otros productos que generan ganancias”, señala el coordinador de Consumers International.

0 comentarios:

Publicar un comentario

CONTÁCTANOS

CONTACTO

mail: dimension3music@gmail.com

Dirección:

Cnel. P. A. García 5841. Piso 2 Dto. D

Horario de atención:

De lunes a viernes de 9 a 18 hs.

Teléfono:

15-5886-8343